Todos los textos que se muestran en este blog son originales, y creados por Daniel Montes, administrador y creador del blog. Si ves cualquiera de estos relatos o textos en otra página que no sea esta, NO pertenecen a esa persona, y significa que han sido copiados.
Si te enteras de que alguien está usando los textos de este blog como si fueran de su propiedad, te ruego que me lo notifiques para tomar las medidas oportunas. ¡Gracias!

¡Conóceme como VideoBlogger!

¡ Visita mi canal de YouTube en www.youtube.com/Zstuk !

Sígueme por correo electrónico.

¡Compra mi libro!

Escribí un libro de relatos junto con otras 17 personas. Puedes comprarlo aquí. http://www.underbrain.com/books/#vloggersnow

jueves, 29 de abril de 2010

Misantropía (Parte 3)

Hoy termino sobre mi reflexión llamada Misantropía, y lo haré con una crítica general a la especie humana.

No sé si os habréis dado cuenta, pero yo he notado que a la gente le gusta ver sufrir a otras personas. Quiero decir, que cuando tú estás mal, bajo, decaído, o incluso enfermo, te gusta que los demás estén igual o incluso peor que tú, porque así sientes que tu mal no es tan malo.
Esto pasa continuamente. Cuando tu novio/a te deja, estás deseando verle sufrir, verle gritar, y verle llorar, y ver cómo se hunde en su propia miseria, pero por desgracia la gente es más lista de lo que parece, y como sabemos lo que nos jode, disimulamos sonriendo aunque la adversidad aplaste nuestras cabezas y reviente nuestros tímpanos.

El centro de mi odio por la gente no se basa sólo en esto. Los humanos sólo estamos en la Tierra para putearnos los unos a los otros y para satisfacer nuestro propio bienestar. Sí, no voy a negar que haya gente altruista, pero resulta que con una sola manzana podrida, pudres todo el cesto. Sinceramente, creo que la gente sólo disfruta viendo como los demás están peor que ellos mismos.

Cuando la gente me comenta cosas de mi blog del estilo "pero hombre, que también hay cosas buenas", yo les respondo siempre este sofisma:

"Claro, hay cosas buenas, pero al igual que no habría luz sin oscuridad, o risa sin tristeza, tampoco puede haber cosas buenas sin cosas malas. Con esto pretendo decir que para que algo sea bueno necesitamos tener cosas malas alrededor para poder apreciar la bondad de ese acto.
Es decir, que algo "bueno" que para que ocurra necesita como requisito algo "malo", no puede ser nada bueno, está clarísimo. "

Con esto no pretendo decir que no hay cosas buenas en la vida, que haberlas haylas, pero no son las personas las que nos las ofrecen, sino nosotros mismos. La única compañía que neesitas puede estar en tu cabeza, en tus libros (escritos por otros misántropos), en tu propia imaginación. Por supuesto, no me gusta la gente, pero sin la gente no podría haber llegado a la conclusión de que no me gusta la gente, y es algo que hay que agradecerles.
No me gusta la humanidad como tal, pero me gusta para poder dar rienda suelta a mi imaginación para escribir tan misántropas líneas.

Y con esto doy por concluída esta reflexión. Puede que a algunos les parezca una tontería, a otros símplemente el palabrerío de un demente, pero para mí es el fruto de una reflexión, tal vez más profunda de lo que me hubiera gustado exponer aquí. Un saludo.


Misantropía

lunes, 26 de abril de 2010

Misantropía (Parte 2)

"Tranquilo, de los errores se aprende" ¿Cómo? Falso completamente. No se aprende de los errores, se aprende a base de hacer las cosas bien.

Está claro que el que inventó ese refrán era un plurdo que no daba una, porque NO se aprende de los errores. Cada error puede ser el último, y con cada error te frustras. Siempre pongo el ejemplo de la guitarra.
¿Creéis que si uno toca mal la guitarra durante toda su vida lo hará bien alguna vez? NO. Jamás. Para aprender a tocar hace falta saberse los acordes, saberse las escalas, saberse las posiciones, y después llevarlas a la práctica progresivamente para no fallar ni una sola vez.
La cuestión no es aprender de los errores, sino no tener ni un sólo error. Así es como de verdad se aprende; haciéndo las cosas bien a la primera. Y os preguntaréis, ¿Dónde está el contenido misántropo en estas absurdas líneas, Daniel? Yo os lo voy a contar:

Todos los seres humanos se piensan que de los errores de aprende, entonces cuando cometen errores les da igual, porque piensan que van a aprender algo de ellos, entonces siguen sin esforzarse en conseguir las cosas, por lo que vuelven a fallar, y hacen el mundo un poco peor.
Entended que el ser humano, en su perfecta imperfección, debe ir puliendo las esquinas de su inteligencia y de su mente, y está claro que eso no lo va a conseguir a base de errores, l ova a conseguir a base de acertar, y sobretodo de acertar a la primera.

¿Acaso cuando falláis en algo no os molesta? ¿No os sentís incómodos? ¿No os frustráis? Es como lo de que lo importante es participar. Pero por Dios, un poco más de personalidad, y un poco más de ganas en la vida. Lo importante es GANAR, al igual que lo importante es NO FALLAR NUNCA y hacer las cosas bien a la primera. De los errores no se aprende, al igual que la gente sólo está en el mundo para estorbar, incluído yo.

Misantropía.

domingo, 25 de abril de 2010

Misantropía (Parte 1)

La gente siempre piensa que es de mente fuerte. Incluso los que dicen que tienen mente débil en plan gracioso para hacer chistes, y todas esas cosas también piensan igual. Todo el mundo cree que tiene una gran personalidad y que no se deja influenciar así como así por el resto de gente, pero eso es totalmente falso. Todas las personas tienen el defecto de dejarse lavar el cerebro hasta tal punto de convertir en suyas las ideas de cualquier lunático con afán de protagonismo.

Puedo apostarme el cuello a que una carita angelical unida a un cuerpo bajito y adorable, seguido de una voz agradable y femenina tendría más credibilidad que yo, aunque todos mis poros supurasen suero de la verdad. Esto es porque el ser humano es influnciable por naturaleza. Les da igual saber la verdad o no, porque al fin y al cabo, la única versión que vale es la de SU verdad, sin importarles si es lo correcto o no.

Si a esto le unimos la maldad de todas esas personas tan egoistas que son capaces de manipular a la gente para su propio bien personal, nos queda un coctel bastante peligroso.

Es realmente impresionante la poca personalidad que posee esta sociedad. Cualquier niñata del tres al cuarto puede crear un movimiento cultural (como las camisetas del ché, los palestinos, etc) y cualquier cría con complejo de niña pija puede volver en contra de un jóven escritor a medio instituto sólo porque le jode haber desperdiciado su primera vez con él.

Lo que no me cabe en la cabeza, es como ya en el siglo XXI la gente no ha adquirido una moral propia, con una mente al menos al nivel de no dejarse convender por las apariencias, sino por lo que se puede demostrar o no.
Me ha tocado vivir ciertas experiencias relacionadas con esto, por eso me atrevo a hablar. Una chica puso en mi contra a ciertas personas por un malentendido, y yo tenía mis pruebas de que todo había sido un error. Esta gente, en lugar de acompañarme y observar lo que tenía que contarles, y enseñarles las pruebas que tenía que enseñarles, prefirieron aliarse contra mí. ¿Por qué? Varios motivos, a saber:
A) es más fácil meterse con alguien cuando hay más voces que la tuya participando en la humillación en cuestión.
B) prefieren autoengañarse para seguir pensando (erróneamente) que ellos tienen la razón, en lugar de admitir que estaban equivocados. Se niegan a ver la realidad, porque para ellos la única realidad es la que crean ellos dentro de su cabeza, sin importarles la del mundo real. (todos sabemos que existen tres verdades: TU verdad, MI verdad, y LA verdad)

Sólo quiero dar un consejo a esta basura de sociedad corrompida por las modas, y es que cada uno tiene la capacidad de pensar, y no tiene por qué dejar que nada ni nadie le meta ideas equivocadas en la cabeza. El mundo da asco, y por consiguiente los que lo habitan también.

Misantropía.

sábado, 24 de abril de 2010

Misantropía.

Vale, podemos aceptar que la raza humana tiene errores, y no es perfecta por desgracia. Pero llega un punto tal en esa imperfección a la cual le podemos calificar como la perfecta imperfección.

La gente es una mierda, al igual que su manera de hacer las cosas. La maldad está en todos nosotros, y por desgracia no deja de manifestarse. Y lo peor de todo es que hay gente que sigue haciendo el mal a pesar de que está haciendo el mal. Podría poner muchos ejemplos, pero prefiero intentar hacer un texto objetivo.

Creo que dividiré mi análisis sobre las personas en su ámbito social en 3 bloques temáticos. El primero tratará sobre la influencia mental en las personas. Sobre cómo hay gente tan sumamente mala que es capaz de manipular a la gente con tal de beneficiarse ella, sin importarle lo más minimo los sentimientos o el bienestar de las demás personas.
En el segundo bloque intentaré explayarme sobre la opinión de que de los errores se aprende, y ese si que será más subjetivo, porque hay ciertos matizes que son del todo falsos dentro de ese refrán.
Y finalmente en el tercer bloque espero poder desahogarme con la sociedad en general. Sobre cómo los seres humanos nos corrompemos cada día más y más, y echamos a perder lo que nosotros mismos hemos construído.

Misantropía: Odio o aversión haia la raza humana.

La gente da asco, incluído yo.

viernes, 23 de abril de 2010

Una eternidad en el Infierno. (música)

Lo siento, pero hoy no me apetece escribir.
http://www.youtube.com/watch?v=ikGLGqyBeNo

Dedicado a tí con todo mi desprecio.
Por cada mentira que dijiste pasarás un segundo en el Infierno.
Por cada vez que hayas sido egoista pasarás un segundo en el Infierno.
Por cada vez que hayas demostrado falsedad en tus actos y comentarios pasarás un segundo en el infierno.
Por cada vez que me hayas hecho sentirme humillado pasarás un segundo en el infierno.
Por cada vez que hayas hecho daño a tus seres queridos pasarás un segundo en el Infierno.
Por cada vez que hayas demostrado sentimientos se te perdonarán doscientos años en el Infierno.
Por cada falso "te quiero" pasarás un segundo en el Infierno.
Por cada acto que hayas hecho, estando conmigo, que beneficie a alguien se te perdonarán doscientos años en el infierno.


Disfruta de tu eternidad en el Infierno. Zorra

miércoles, 21 de abril de 2010

Ocurrencias

La violencia y el machismo. La inteligencia y la ignorancia. La pederastia y los curas. La porcelana y sus formas. La gama cromática y sus matices. Los humanos y sus defectos. Los defectos de los humanos. La materia y la antimateria. Los metales y los no metales. La indiferencia y la adversidad. Las armas y su belleza. Las armas y los muertos que provocan. Los deberes y la pereza. Los padres y el amor. La comida basura y el agua. Los textos con sentido y los textos sin sentido. El pasotismo y el darse por aludido.

lunes, 19 de abril de 2010

Amor, verdadero amor.

Y la inocencia se va, y la perversión se asoma. Y él piensa que es amor verdadero.
Él y ella preguntan. "¿está bien esto que hacemos?", "claro que sí, déjate llevar". Y las horas pasan volando entre mares de pasión y desenfreno. Y él piensa que es amor verdadero.

Una mezcla de miedo y placer ataca sus corazoncitos, y, qué remedio, se deja llevar. Se deja llevar por él.
En la cama, las sábanas se arrugan, como los ceños al descubrir seas nuevas sensaciones. Tal vez demasiado pronto para ello, pero ya no hay marcha atrás. Y él piensa que es amor verdadero.
La inocencia ya dice adiós, y aparece la lujuria, que trae de la mano la imposibilidad de crear vida ya. Y la perversión se asoma. Y él piensa que es amor verdadero.
"Os quiero", les dice, "sois mi futuro y el de todos", se miran, nada más.

Miran con impotencia como sus cuerpecillos se vuelven sexo y como ese hombre les habla con voz grave y familiar. Y él piensa que es amor verdadero.

Se encierra en su enfermedad mental. Odia a gays, lesbianas, rebeldes y agnósticos. Y él piensa que es amor verdadero. Odia a comunistas, anarquistas y musulmanes. Y él piensa que es amor verdadero. Piensa que la homosexualidad es una enfermedad, pero para un cura, violar a un crío no. Y él piensa que es amor verdadero.

sábado, 17 de abril de 2010

Auto de fe. (un poco raro)

Una acusación. Ojo abierto y dedo que señala.
Se lo llevan preso con las manos atadas a la espalda mientras la gente le insulta, le escupe, le tira piedras y otros objetos.
Le sientan ante el tribunal de la Inquisición, y le declaran culpable de herejía. ¿Pruebas? su autoengaño.
Ya en las mazmorras de tortura le instan a confesar. "¿confesar qué?" Pregunta él. "No mientas, hereje, estás al servicio de satán" replica el inquisidor. "Siervo y esclavo de cristo nuestro señor".
El inquisidor se va, y el látigo azota su espalda. La muerte ronda por allí cerca, pero no se atreve a acercarse aún.
El duro cuero del látigo penetra en su piel, abriendo más las heridas, haciéndole sangrar, y manchando el suelo de ese mugriento sótano de piedra.
"¿cómo nos libramos del hereje?" Se pregunta Torquemada, cruel y sonriente.
Una idea brilla en su enferma cabeza, y con las heridas todavía latiendo, sacan al reo de las mazmorras y le dirigen hacia el Toro de Falaris.
No opone resistencia, pues sabe que si lo hace será peor. Se mete dentro del toro de metal, y las puertas se cierran. El fuego debajo suyo comienza a arder.
Comienzaa a subir la temperatura, y Torquemada ríe.
El preso comienza a gritar. Ampoyas se levantan en su piel, reventando y supurando sangre. La victima grita, y el toro emite sus macabros alaridos en forma de mugidos.
El preso se deshace vivo dentro del toro infernal que le cocina a fuego lento. La muerte le llega derritiendo su cerebro. Y el inquisidor ríe. Y nadie hace nada. Y Dios observa, observa cómo son sus abominables creaciones.

martes, 13 de abril de 2010

Tormenta de agua

El cielo se cubre de gris y azabache, y el viento comienza a enfurecerse.
Con esa hierba húmeda a nuestros pies, y la pared rugosa del pardo y solemne acantilado, apenas unos metros delante nuestro, se observa la violencia del mar; Las olas rugen y se mezclan con la lluvia, formando siniestras figuras acuosas, que hacen gritar al cielo, y este atrona con más relámpagos, que retumban en la tierra como si el cielo se desmoronase.
El agua del mar rompe sus olas contra las rocas, que cubiertas por el musgo esbozan llantos al resvalar el agua contra sus tripofóbicas paredes.
El cielo no se calma, y el negro ataca a las nubes tiznándolas aún más, y provocando nuevos chillidos celestes que aparecen en forma de gigantescas lanzas eléctricas que chocan contra el horizonte.
Pasan las horas, y los proyectiles con forma de gotas dejan de disparar contra el mar, y este vuelve a su calma. Un olor a rocío inunda los pulmones, y se dejan de oir los quejidos del cielo para dejar paso a graznidos y gorjeos que alegran el ambiente. las nubes se deshacen de la calima, y se abren sinuosamente ante el sol, que dibuja un colorido arcoiris en el cielo, y se pierde en la curva del fin del mar.

domingo, 11 de abril de 2010

Sentimientos

Por qué los intentáis esconder?.

El rencor, la venganza.. son sentimientos magníficos, y vosotros queréis quitároslos de en medio..
Por Dios, la vida está llena de sentimientos, y las personas en su naturaleza humana tienen esos sentidos dentro, y no los extereorizan porque la idea del hombre perfecto (y mujer, para las feminazis que lo lean) es un hombre bueno, que no albergue rencor en su iluminado y perfecto corazón..

Pero os diré, que la venganza y el rencor son sentimientos como cualquier otro, y merecen el mismo respeto que el amor, la pasión, la tristeza y otros.. Por qué no amar a estos sentimientos cuando intentan hacerse un hueco en nuestros corazones?
Cuando estáis haciendo un problema de matemáticas y lo resolveis perfectamente, sin lugar a dudas y sin ningún margen de error.. No os sentís bien? no os sentís orgullosos de vosotros mismos? Pues esto es exáctamente igual; Sólo resuelves un problema "ajustando cuentas". No hace falta utilizar la violencia y el contacto directo, sólo hace falta sentir que dentro de tí, no tienes ninguna deuda pendiente con esa persona que tanto, tantísimo te ha hecho o podido hacer.

La gente que perdona, y perdona, y perdona al final acaba como yo en "Mi Historia"; Cediendo a todo a la primera de cambio, y obedeciendo a la droga que tiene los ojos de su alma obnubilados con su sola presencia, y que por mucho daño que haya podido hacer, el corazón responde tempestuoso con más y más, sin devolverle ese infierno sentimental que le ha hecho pasar.
Basta ya. A partir de ahora no hay perdón que valga. Sólo se da el perdón cuando es necesario, pero el rencor? el rencor está dentro de nosotros como un alma en pena encerrada en su cárcel de odio y venganza, y por qué no dejarle salir para que pueda demostrar que él también es un sentimiento como otro cualquiera?

Paz

viernes, 9 de abril de 2010

Las apariencias engañan

Hola, quería contaros algo de mí.

Soy un hombre de mediana edad, y llevo una vida provechosa y estoy felizmente casado con una bella mujer. Y aunque corren tiempos difíciles, puedo jurar con la conciencia tranquila que soy un hombre trabajador y lucho por sacar a mi familia adelante.

Serví durante unos años como Sargento en el ejército, sirviendo a mí país como un buen patriota. También tengo una inteligencia superior al resto, pero soy una persona humilde y honrada.

Además puedo presumir de feminista, ya que apoyo a las mujeres en su causa, sea cual sea. ¡Las mujeres son la bendición de este mundo! También soy vegetariano y no tolero el maltrato animal.

Me gusta leer, y escribir en mis ratos libres. De hecho tengo varios libros escritos, y muchos de ellos publicados. Aunque desde que soy un pez gordo de la política, la gente se dedica a escribir sobre mí.

Soy de la férrea idea de que cada persona tiene su lugar en el mundo, unos más arriba y otros más abajo, pero todos estamos aquí para cumplir una misión, y la mía quedará bastante marcada.

Soy una persona carismática, sociable y amable, según dicen los que me conocen, y muy amigo de mis amigos. De hecho me debo a ellos, ya que la unión hace la fuerza, como a mí me enseñaron en el ejército.

Ah, y se me olvidaba: Soy conocido por llevar al mundo a una de las más sanguinarias batallas de la historia de la humanidad, llamada Segunda Guerra Mundial, y por exterminar a más de 6 millones de Judíos.


Recuerda: No es oro todo lo que reluce

martes, 6 de abril de 2010

A media noche, sueños etéreos

"""Un disco redondo con una carita feliz se desliza por una garganta, húmeda y carnosa. Atraviesa los anillos de la laringe y se cuela por el esófago, cayendo así al aparato digestivo."""

-------------------------------


Anda por parajes desérticos, hundiendo sus zapatillas deportivas en la arena, atravesando incontables dunas que dibujan medias lunas en ese mar de arena.
Masculla "esto es precioso, impresionante". Parece un sueño por el surrealismo del paisaje, pero parece muy real por la intesidad de los colores que está viendo. Un inmenso desierto, con unas montañas marrones oscuras, de una majestuosidad inopinada, impolutas, elevándose al horizonte como si de las manos del mismísimo Atlas se tratara. Unos árboles de tamaño congénere se alzan entre las piedras de las montañas, con forma de escarola, dejando ver un tono verde oscurísimo.
El paisaje al horizonte resultaba, en cierto modo, tétrico y oscuro, pero daba la impresión de una belleza absoluta.

Intentaba avanzar, pero no podía moverse. Las pisadas, por muy fuertes que pudiera ejecutarlas, no le hacían moverse ni un milímetro del lugar donde se encontraba. Hasta que de repente todo se volvió oscuro, y notó como si una brisa de aire acariciara su rostro, sus manos, su piel y todo su cuerpo. Se sintió desnudo frente a la cálida presencia del vacío, y cerró los ojos. Notaba libre cada milímetro de su piel, y sentía el aire fresco contrastar con la calidez de ese entorno tan extraño como canicular.

Cuando decidió abrir los ojos se encontraba en el centro de una habitación circular, con una alfombra roja ovalada cubriendo gran parte de la estancia. El ambiente era oscuro e intimidaba bastante, pero él se sentía bien. "me siento bien", repetía respirando cada vez más ondo.
En el semicírculo que quedaba a su derecha había una enorme cama, con sábanas blancas, resplandecientes por los rayos de luz que se filtraban por los recobecos de la ventana colocada justo encima de la cama (la única muestra de luz que daba la habitación, pero aún así, se veía perfectamente). A su lado una mesita de noche fabricada de madera con tres cajones colocados en vertical, y con mangos dorados.
Al lado derecho había una puerta de madera que llegaba casi hasta el techo del lugar.
"allá voy", se dijo, y sin más dilación, salió de la habitación circular, saliendo al exterior. Y se sintió libre. Un prado inmenso, con ondulaciones a medida que alejaba la vista hacia el horizonte. Con diversidad cromática, a la cual le daba vida los campos de flores que se extendían por la llanura. Pájaros de múltiples tamaños y razas graznaban mientras anidaban en el techo de la habitación que dejaba a sus espaldas.
¿Cómo cabía tanta felicidad en él?. Se sentía limpio, puro, vivo, magnífico. Corría por el campo sin ninguna preocupación, desnudo, saboreando con su cuerpo el dulde aroma del césped recién cortado. Notaba las diminutas gotas de agua chocar contra su cuerpo lleno de energía, y quería sentirse aún más enérgico y radiante. Felicidad suprema.

Mientras, en un hospital, en el mundo real, más allá de los delirios de un drogadicto, los médicos luchan por salvar la vida al jóven incosciente que tuvo la brillante idea de tomar cosas que no debía. La madre, destrozada, solloza en la sala de espera sin parar de repetir "mi hijo, mi hijo". Su padre, mantiene la mirada firme, sin soltar ni una sola lágrima, deseando que su hijo pueda sobrevivir para volver a abrazarle una vez más.
Su corazón deja de latir, y su cerebro deja de funcionar. Pero ahora al fin es brisa, y su alma se evapora junto a las lágrimas de sus seres queridos, que maldicen a la muerte por habérseles llevado a su muchacho. Maldicen a las drogas, por haber destrozado otra vida, otra familia.

viernes, 2 de abril de 2010

Diario de un Camarada

Diario personal de Iosif Kasmarov, 10 de diciembre de 1942, 4:25 de la madrugada.

"Buf, estoy realmente congelado. Hemos decidido hacernos fuertes en un edificio contiguo a una plaza con diversas fuentes colocadas en paralelo a mano derecha de nuestra posición. Somos el último batallón que queda antes de que vengan mañana por la mañana los refuerzos, y hemos aprovechado para quedarnos aquí y descansar un poco, ya que se dejaron de oir disparos hacia las 2 de la mañana aproximadamente.

Somos 6; el camarada Makarov y el camarada Branomovick han muerto en combate, y hemos honrado su memoria entre las ruinas de este edificio.
Ya he perdido la cuenta de cuántos alemanes me he cargado, pero creo que no son suficientes. Todo por la madre patria Rusia."

Diario personal de Iosif Kasmarov, 11 de diciembre de 1942, 12:25 del mediodia.

"Sólo me quedan fuerzas para escribir temblorosas estas líneas, estoy solo y asustado. Me he acurrucado en un rincón tapándome los oidos hasta que ha cesado el ruido de los morteros y de los gritos de mis camaradas. Apenas tengo fuerzas para seguir escribiendo, no.. no puedo más, creo que me estoy volviendo loco.
Santo Dios, las entrañas del camarada Steklov volando entre fuego y sangre. Todavía me quema la retina al recordar la blanca nieve manchada por la sangre y los despojos de mis camaradas. Estoy llorando a moco tendido mientras escribo esto, no aguanto más, creo que prefiero honrar este suelo matándome yo mismo que darle ese placer a los alemanes.

Tengo que dejar de escribir, creo que me han encontrado, he odio la roñosa puerta de este edificio como crujía, y unas palabras en alemán. Creo que es hora de meterle la última bala que me queda a la pistola y no permitir a los alemanes que se deleiten con mi muerte.

El camarada Kasmarov, siempre al servicio de nuestra Madre Patria Rusia."

"Grabado en fonógrafo, voz desconocida, fecha y datos desconocidos"
Здесь Владимир Гребенников. Мы только что нашли пролил мозги товарищу в стену атриума, а также рукописные дневники, кажется, что в одиночку. Мы должны вернуться в свои ряды как можно скорее, кажется, что тело совсем недавно, и не слышал, что подкрепление прибыло сегодня утром. Ожидаемое и не покончил с собой, обратно записи.


jueves, 1 de abril de 2010

Lo importante es Ganar (con mayúscula), siempre

Imagínate que dedicas tu vida al entrenamiento, da igual en qué ámbito: Deportivo, musical, literario, lo que sea. Y resulta que después de haber sacrificado tu vida, dinero, trabajo, amor, todo, después de haberte pasado más de mil noches en vela entrenando, aprendiendo, o lo que sea, resulta que vas y quedas 2º, o 3º, o 4º, o el último.

La gente optimista suele decir: Bueno, lo importante es participar.
¿Cómo? Y una mierda, lo importante es ganar, participar ya participas, es una meta que ya has conseguido, y claro, tiene impotancia, pero si le quitas esa importancia sólo te queda como único fin la victoria.
No has pasado parte de tu vida concienciándote en llegar a lo más alto para después morder el polvo y contentarte con lo que has conseguido. En la vida hay que ser constante, sí, pero todo tiene un límite, y me revienta la gente que dice que lo importante es participar, porque no es verdad. Está clarísimo que lo importante es ganar, la victoria, el premio, la recompensa, para algo emprendes ese viaje de "participación".

El participar claro que es importante, ya que sin él no consigues la victoria, pero una vez que estás participando lo que importa es ganar, GANAR. Si pierdes pues lo vuelves a intentar, pero no digas que lo importante es parcitipar, porque no es así, ya que compites por algo que anhelas, y eso es lo importante; la recompensa que viene después de tu victoria.

Cuando ganas algo te sientes vivo, te sientes poderoso, te sientes mejor que los demás (independientemente de que lo seas o no). La cuestión es que cuando pierdes te sientes mal, te sientes del tamaño de una mina de lápiz contra la adversidad que provoca la derrota. Y luego dices: lo importante es participar. Pero NO, porque si lo importante es participar, ¿por qué nos jode tanto perder?.

Llego a la conclusión que lo que importa cuando participas es la victoria, no la participación en sí, porque cuando no estás haciendo nada, cuando no luchas por nada, lo importante es participar, pero cuando ya estás perticipando y compitiendo por algo, lo que importa es la victoria, lo único que importa es GANAR.