Todos los textos que se muestran en este blog son originales, y creados por Daniel Montes, administrador y creador del blog. Si ves cualquiera de estos relatos o textos en otra página que no sea esta, NO pertenecen a esa persona, y significa que han sido copiados.
Si te enteras de que alguien está usando los textos de este blog como si fueran de su propiedad, te ruego que me lo notifiques para tomar las medidas oportunas. ¡Gracias!

Sígueme por correo electrónico.

martes, 31 de agosto de 2010

Oda a los héroes.

Ellos. Ellos que pasan meses e incluso años sin saber si podrán volver a abrazar a su familia. Ellos son los que luchan por un mundo mejor, y sueñan con reestablecer la paz.
Ellos son los que pasan largo tiempo lejos de sus casas, con un nudo en la garganta pensando que cualquier día, cualquier hora, ualquier minuto, o cualquier segundo puede ser el último. Pensando que el aire que respiran está cargado de muerte y desolación.
Son los héroes que defienden lo que es justo, y los que arriesgan su vida por salvar la de otros. Son aquellos que viven por los demás, e incluso mueren por los demás. Son la causa de que podamos dormir tranquilos por la noche, y caminar seguros por el día. Son aquellos que arriesgan su vida para defender al más débil y procurar un mundo de paz. Luchan por que llegue el onírico día en que no tengan que volver a empuñar un arma. Luchan por nosotros, más que por ellos mismos. Luchan por la tierra.


Enciende una vela por cada soldado caído en combate. No son ellos, porque ellos somos todos, y allá donde esté el alma de un valiente que se atrevió a desafiar a la muerte para hacer de este un mundo mejor, estaremos todos nosotros.

Gracias, héroes. Gracias por dar vuestra vida por los demás.

lunes, 30 de agosto de 2010

¿¡por qué te vas!?

Una despedida no tiene por qué ser la última. Intento mentalizarme de que vamos a seguir en contacto, de que hablaremos todos los días y de que podremos mantener esta relación, pero aún me sigo preguntando.. ¿Por qué te vas?

La gente da asco, la gente es necia y bruta. Son todos, en los tiempos que corren, unos inútiles sin ninguna aspiración en la vida, todos como ovejitas del mismo rebaño, todos siguiendo las modas, perdiéndose entre los infinitos caminos de la malogración humana. Pero hay alguien que merece la pena. Alguien que puede demostrar, aunque ella no lo sepa, que todavía hay gente que merece la pena, que todavía hay gente buena y que haga reflexionar sobre si merece la pena tragarse toda esta vida o no. Siempre sueñas con morir y ser un ángel. Poder cobrar vida después de la muerte, y ser un ser divino, especial, magnificiente, increíble, con un cuerpo alado perfecto que evoca misericordia. Pero ¿Y cuando te ponen a ese ser en vida, delante de tus narices, y después le obligan a irse a un sitio que no quiere, lejos de tu casa, lejos de tí, y no sabes si volverás a verla?

Maldita sea

sábado, 28 de agosto de 2010

Aquí

Auí todo es efímero, aquí no existen los lazos de sangre, ni de raza, ni de credo. Todo lo arrasamos, y no existe ni la piedad, ni la bondad.
No vas a encontrarte con alguien que te perdone la vida, y los que están por encima de mí no dudarán en asesinarnos si damos un paso atras. Aquí, muerte silva por nuestras cabezas, y resplandores bermejos tiñendo carmesí el paisaje.
Las grandes esferas de poder se rien, pues nuestro sufrimiento les parece divertido, y se forran los bolsillos con billetes mientras nosotros lloramos la pérdida de nuestros amigos.
Con una pistola en la espalda y una herramienta macabra en las manos sembramos semillas de destrucción allá por donde pasan nuestros pies. No importa si conoces a tu adversario, sólo importa sobrevivir. No luchan como hombres, sino como bestias, intentando guardar su dignidad, pero perdiéndola, aún sí, al formar parte de ese infierno, el infierno en la tierra.
Nada está prohibido, matas a quién quieres, cuando quieres, y como quieres. Y las horribles voces de ultratumba taladran tus oidos, llevándote cada vez más a la decadencia. Un lugar en el infierno, pero pensando que has comprado el cielo.
No has de disparar ni a los médicos, ni a las embaazadas, ni a los ancianos. Si alguien se rinde y entrega su arma debes aceptar su rendición. No debes torturar ni saquear a los detenidos. Pero todo eso te da igual.
Aquí en la guerra, todo vale, todo pasa, y todo muere.

martes, 24 de agosto de 2010

1939

Ellos no tienen la culpa. No es cuestión de militares, sino de políticos.
Sus cargadores se rellenan de cilindros repletos de muerte, y sus dedos adquieren el valor para apretar el gatillo.
Mujeres embarazadas, padres de familia, niños, y ancianos tiñen de escarlata los valles polacos. Talvisota también es premiada con ese macabro galardón carmesí y sume a su pueblo en la más absoluta miseria.
Nadie detiene al loco, todos saludan a su lider y alzan sus brazos en señal de fidelidad y patriotismo. Y ya ha comenzado.
Un poderoso ejército de más de cuarenta y dos mil hombres avanza hacia Wizna. Sus poderosos elefantes metálicos exiben su portentoso armamento, e intimidan hasta el último batusi de la Tierra.
"Ningún Nazi pisará esta tierra mientras siga protegida por manos polacas" arenga el capitán a sus soldados, y luchan con valor.
Sus armas cargadas atraviesan la carne atacante, patriotismo. Ganar o perder, matar o morir. Honor y valor, muerte y gloria.
Espíritu de Espartanos, no decaerán jamás. "No les dejéis pasar. Morid con valor. Morid por vuestra madre patria" exclama el capitán. Valerosos soldados, meritoria elegía que ofrecen descendientes directos de los pocos que se enfrentaron a muchos. Sólo setecientos soldados repelen el ataque alemán de más de cuarenta mil invasores. Son la élite. Nunca se rinden, nunca retroceden. luchad por vuestra tierra, por vuestros valles, ríos, montes, casa, madre, hermanas, padres e hijos. Luchad por vosotros. Luchad por polonia. Luchad por volver a restablecer la paz.
Dios salve al soldado caído.