Todos los textos que se muestran en este blog son originales, y creados por Daniel Montes, administrador y creador del blog. Si ves cualquiera de estos relatos o textos en otra página que no sea esta, NO pertenecen a esa persona, y significa que han sido copiados.
Si te enteras de que alguien está usando los textos de este blog como si fueran de su propiedad, te ruego que me lo notifiques para tomar las medidas oportunas. ¡Gracias!

Sígueme por correo electrónico.

domingo, 20 de enero de 2013

Erotismo (Parte 2)

Parte uno:  http://ejercitodepalabras.blogspot.com.es/2013/01/erotismo-parte-1.html

Mis labios acariciaron su cuello con la misma pasión que sus labios pronunciaban mi nombre, y sus manos acariciaban suavemente mi nuca, mientras mi cabeza seguía bajando por su delicado cuerpo.
 Mi boca se encontró con sus pechos, tan firmes y proporcionalmente perfectos, y mi lengua comenzó a jugar con sus pezones a la par que mis dientes, que procuraban un leve estímulo que le hizo estremecerse y sus poros se hicieron más visibles.
Con la otra mano acariciaba el otro de sus senos, y mis dedos concluían entre ellos, masajeando la zona.
Pronto mi lengua comenzó a rodar de nuevo, y besé su ombligo, mientras le quitaba la ropa interior. Acaricié sus caderas, y mi boca continuó bajando muy lentamente por su pelvis.
Mis labios se separaron de su cuerpo, y me arrodillé al pie de la cama, abriendo sus piernas y recreándome en la situación.
Mi boca no pudo evitarlo, y comenzó a salivar  Los deseos de comenzar a lamer sus genitales eran atroces, pero no iba a ser todo tan sencillo.
Acerqué mi boca a su entrepierna, y besé muy suavemente sus ingles, sin llegar a tocar sus partes, mientras que con mis manos acariciaba su culo y sus caderas, y mi cálido aliento humedecía aún más esa golosina, o al menos en eso se había convertido su clítoris, hinchado y latente, esperando a que lo apretara y lo mordiera como una pequeña gominola. Tan sólo la idea de comenzar hacía que la sangre me hirviera.

Mi boca volvió a emitir calor, y rocé su coño con los labios de la forma más leve que me permitieron las ganas de comenzar.
Su cuerpo se estremeció, y comenzó a soltar leves gemidos. Ella tenía tantas ganas como yo, eso estaba claro.
 La temperatura de su sexo y lo increíblemente húmedo y abierto que estaba lo dejaban muy claro.

- Por favor... - Dijo ella entre suspiros. - Joder, hazlo ya. Por Dios...

3 comentarios:

  1. ¿En que te inspiras para tus relatos?, son increiblemente geniales.

    ResponderEliminar
  2. Increíblemente genitales*. Ak ak ak.

    Not bad :)

    ResponderEliminar
  3. Hacía siglos que no leía eso de sus partes

    ResponderEliminar